Peniel Ministries

Llevando el evangelio a nuestra comunidad hispana.

Servicio

Te invitamos a celebrar a nuestro Señor cada domingo a las 4:30 p.m. 

  • Además tenemos células semanales. Si aun no eres parte de una, visita la sección “células”.

Facebook

Fotografías Recientes

Home

Bienvenidos al sitio de Peniel Ministries

Donde usted encontrará todo lo que necesite saber sobre quién somos y en qué estamos trabajando.

En Peniel nos esforzamos en tratar de dar lo mejor de nosotros mismos, a fin de que todo individuo pueda sentir el amor de Dios expresado por medio de nosotros.

Nuestro lema es “llevando el evangelio a nuestra comunidad” en eso se concentra nuestro mayor esfuerzo y pasión, en llevar el evangelio a la gente que nos rodea y hacer de ellos fieles discípulos de Cristo.

Entendemos que la ausencia de Dios y su palabra en todo individuo crea desequilibrio y falta de propósito, por lo tanto nuestra pasión es proveerles ese esencial fundamento.

Como cristianos tratamos de aportar a la sociedad en que vivimos todo el legado espiritual que contiene nuestra fe. Basados y centrados en Jesucristo y su Palabra, apuntamos hacia la Biblia como un libro en el que encontramos historias que promueven valores, que afirma estos valores, demanda integridad, sensibilidad y ayuda al débil y al que sufre, promueve la superación y educación, y combate el fanatismo.

Para nosotros la Biblia no es un libro de mandamientos con la intención de complicarnos la vida. Hay que entender que existe una gran diferencia entre vivir una vida llena de mandamientos y vivir una vida que expresa los valores que dichos mandamientos afirman, los mandamientos por lo tanto sirven a los valores y no los valores a los mandamientos.

En el verdadero cristianismo, los mandamientos bíblicos tienen el propósito de conducirnos a vivir valores y nunca estancarnos en una vida llena de mandamientos y leyes. Algunos ejemplos de valores son: libertad, respeto, amor, servicio, confianza, verdad, integridad, misericordia, fe, solidaridad, fidelidad, etc.

 La persona religiosa pero no cristiana, sacrifica valores en su vida y vive una vida llena de mandamientos sin gobernarse por valores, sin expresiones prácticas de solidaridad ni de misericordia.

Cuando alguien expresa una vida de religiosidad y fanatismo sin entender el verdadero cristianismo, finalmente este fanatismo y religiosidad desembocan en cansancio, e incredulidad.

 Entendemos que la iglesia somos todos los creyentes, así que, todos somos receptores de todos y todos aportamos a todos.

Gracias por visitar nuestro sitio y si en algo podemos servirle lo haremos con gusto no dude en comunicarse con nosotros.

 

Sinceramente,

 

Héctor Curiel

Pastor